Seguidores

10 nov. 2011

SE ENAMORÓ PERDIDAMENTE DE UN ROBOT Y LE PROPUSO CASAMIENTO.



Uruku-Saka, coreano, de 26 años de edad, atraído por los engranajes de un simpático robot fabricado por la empresa Toyota, decidió proponerle matrimonio.
En una sencilla ceremonia religiosa llevada a cabo en una pequeña población de su Corea natal, Uruku declaró, emocionado, a la prensa lo siguiente: “Nunca me sentí fascinado por la tecnología, mis amigos se burlaban de mi porque ni siquiera sabía encender una computadora tildándome de retrógrado y troglodita. Jamás imaginé que gracias a la tecnología, a la que tanto me he negado durante estos años, conocería el verdadero amor”
Sin embargo las cosas, en principio, no fueron tan sencillas para Uruku: la Justicia se negaba a legitimar su unión con KRZ4000 (“asi llaman los íntimos a mi pareja”, aclara Uruku). “Tuve que presentar un certificado firmado por el diseñador donde, además de numerosa información técnica, quedara especificado su genero ya que la legislación de mi pais no permite que una persona se case con un robot de su mismo sexo”, agrega Uruku mientras desliza sus manos sobre los circuitos de su amado de hojalata quien acusa recibo emitiendo una serie de pitidos bastante molestos, por cierto.
En la foto adjunta a este informe, observamos a los novios saludando en el atrio (¡nótese la inocultable alegría de KRZ4000!).
Al ser interrogado acerca de los malintencionados comentarios de quienes lo acusan de ser un asqueroso y denigrante robofílico y de atentar en contra de las leyes naturales, Uruku-Saka se defiende: “no me importa lo que digan los demás, el amor puede adquirir las mas diversas formas, no es algo estático ni debe obedecer a nada preestablecido. Ha quedado demostrado en mas de una oportunidad que el hombre puede fusionarse con las maquinas a la perfección, asi lo demuestran claramente Lee Majors en “The six million dollar man” y Arnold Schwarzenegger en la saga Terminador”, remató el coreano.

No hay comentarios: